Cómo hacer oleatos de lavanda y árnica

Hoy entra la primavera y desde Ecos de la Tierra lo celebramos con el estreno del taller natural. Los que gustáis de hacer jabones, cremas y demás cosméticos seguro que alguna vez habéis oído hablar de los oleatos. Para los que nunca lo hayáis escuchado consiste en un método sencillo para aprovechar las propiedades de las plantas medicinales y proporcionarle más calidad al aceite que estamos usando. Así que vamos a ponernos nuestros sombreros de brujas/os y ponernos manos a la obra.

¿Qué es un oleato?

Un oleato es un método de extracción de los aceites esenciales y principios activos que contienen las plantas aromáticas y medicinales utilizando la maceración en diferentes clases de aceites.

oleatos9
Oleato de lavanda

La extracción va a depender del tipo de planta y del uso que se le quiera dar.

Existe la extracción por destilación húmeda, donde los aceites se separan y extraen utilizando su punto de ebullición y condensación. Normalmente se utilizan alambiques y se necesita una fuente de calor. Lo que se obtiene es el aceite esencial con un elevado porcentaje de pureza.

Otros métodos para conseguir los aceites esenciales de la planta son las tinturas y los citados oleatos. Las tinturas son maceraciones en alcohol (alcohol 94 grados o bien bebidas de elevada pureza alcohólica como el vodka, whisky, etc.) De ellas hablaremos en otro post, ahora vamos a centrarnos en los oleatos.

Los oleatos se pueden realizar como ya he dicho utilizando diferentes tipos de aceite. Los más usados suelen ser el aceite de oliva, aceite de almendras dulces y aceite de girasol. Dependiendo del producto que se quiera conseguir se usará un aceite u otro. Si queremos obtener un aceite muy aromatizado mejor usar aceite de almendras o girasol que no huele tanto como el de oliva y la fragancia de la planta es más pura. Para jabones es muy recomendado el oleato en aceite de oliva.

Oleato de lavanda

Aprovechando que está ya aquí la primavera y que pronto las plantas comenzarán su floración hablaremos de la estrella de las aromáticas, la lavanda (Lavandula officinalis).

Propiedades de la lavanda

FB_IMG_1489686080815
Lavanda secándose

La lavanda es una planta de la familia de las labiadas. Es de la misma familia que el tomillo, orégano, romero, etc.

Tiene multitud de propiedades medicinales y su aceite es muy cotizado en el mundo cosmético. La planta posee los siguientes principios activos: linalol, linalino, alcanfor, limoneno, taninos y boreol, curaminas y saponinas.

Hoy nos vamos a fijar en las más importantes y sobretodo las que tienen que ver con la piel:

 

 

  • Es desinfectante y bactericida.
  • Tiene propiedades relajantes. Es muy aconsejable tomarla en tisana o masajear la zona de las sienes con el aceite esencial para inducir el sueño.
  • Tiene poder cicatrizante de heridas y quemaduras. Tonifica la piel y además es analgésica.
  • Es un buen repelente de insectos principalmente de mosquitos. Extender el aceite por la piel o utilizar jabón de lavanda en el aseo.

Haciendo el oleato de lavanda

oleatos1

Vamos a necesitar:

  • Aceite de oliva virgen extra
  • Flores de lavanda
  • Mortero o algo para machacar
  • Tarro de cristal con tapa o tapón

 

 

1) El primer paso es saber la cantidad de flores de lavanda que necesitamos meter en el tarro de cristal. Ello va a depender del tamaño del tarro y también de lo concentrado que queramos que sea el aceite. Yo suelo llenar 1/3 del tarro por regla general y si lo quiero más concentrado 2/3.

2) Vertemos la lavanda en un mortero y machacamos un poco, con suavidad. Esto es importante para que salgan los aceites esenciales y se queden fijados en el aceite con más facilidad a lo largo de la maceración.

3) Volvemos a meter las flores de lavanda en el tarro y echamos el aceite de oliva . Primero poco a poco, lo justo para que las flores queden empapadas en el aceite. Prensamos con una cuchara para sacar las esencias y también el aire atrapado. Una vez hecho esto seguimos llenando el tarro de aceite hasta llegar al cuello del tarro. Con la cuchara volvemos a prensar un poco la lavanda para que termine de salir el aire.

4) Lo tapamos bien. Debe quedar sellado casi herméticamente. Lo ponemos en un lugar seco y que no le dé directamente el sol. Yo lo suelo poner en un sitio donde no le de demasiado la luz del sol. Tendremos que esperar unos 30 días para obtener nuestro oleato, tiempo que dura la maceración.

5) Agitar cada dos o tres días. Una vez cumplido el tiempo de maceración se abre, se comprueba que todo esté correcto. Que tenga buen olor, buen color y que no se vea nada raro. Después se cuela para echarlo en el recipiente definitivo.

Oleato de Árnica

Como nos encanta la alquimia de las plantas, los aceites aromáticos y estamos disfrutando con nuestro pequeño laboratorio natural os voy a hablar de otra planta reina por sus cualidades medicinales. Es la Árnica (Arnica Montana)

Propiedades de la Árnica

Arnica_montana_-_Köhler–s_Medizinal-Pflanzen-015
Árnica 

La árnica es una planta de la familia de las compuestas. Está muy extendida en Europa, es muy cotizada en el sector farmacéutico y cosmético por sus abundantes propiedades medicinales.

Es una planta muy vulnerable a la contaminación por lo que se encuentra en retroceso en los bosques de montaña europeos. Actualmente está protegida y muy vigilada su recolección en el medio natural. La Árnica es por tanto un bioindicador de contaminación.

Entre sus muchas propiedades destacan:

  • Bactericida. Es un buen desinfectante
  • Es antiinflamatoria y alivia dolores musculares. Es muy bueno aplicar su aceite o en ungüento por la zona afectada. Utilizar en caso de torceduras, esguinces, contracturas, etc.
  • Posee cualidades rubefacientes, es decir, elimina hematomas y moratones. Esto es debido a un mayor aporte de sangre a la zona afectada sobre la cual se ha aplicado el aceite o ungüento.
  • También es efectiva para reducir las estrías, en especial las generadas durante el embarazo.
  • Como contraindicación decir que esta planta no es apropiada para pieles muy delicadas, con problemas de dermatitis o similares en la piel. No ingerir, sólo uso externo.

Haciendo el oleato de Árnica

oleatos8
Oleato de Árnica

Debo decir que la maceración de las flores de Árnica en aceite es muy similar a la de la lavanda. Debido a que las flores no son extremadamente  olorosas y queremos el oleato por sus propiedades medicinales vamos a utilizar el aceite de oliva.

Vamos a necesitar:

  • Aceite de oliva virgen extra
  • Flores de Árnica ( yo las utilizo secas)
  • Mortero o algo para machacar
  • Tarro de cristal con tapa o tapon
  • Colador

Para no extendernos demasiado en el post deciros que los pasos a seguir son exactamente los mismos que en el caso del oleato de lavanda. El tiempo de maceración también es el mismo.

Como recomendación os aconsejo que exprimáis bien las flores que queden en el colador después de filtrar. Lo hacéis apretando con una cuchara. Las flores están empapadas en aceite por lo tanto las gotas que caen a nuestro tarro son muy ricas en aceites esenciales y los principios activos de la planta.

oleatos7
Filtración del oleato

Deseo que hayáis disfrutado de este rato juntos/as jugando con la química de las plantas y espero que le déis buen uso a estos valiosísimos oleatos, bien haciendo jabones, cremas o utilizándolos como ungüentos. ¡Pronto más cositas en este taller natural!

 

Anuncios

3 comentarios sobre “Cómo hacer oleatos de lavanda y árnica

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s